Carta de un perro muerto a su dueño. Para todos aquellos que han perdido un compañero de vida.

” No llores por mi…

Me has dado un hogar donde vivir, me has proporcionado alimento y sobre todo, me has dado tu amor y tu compañia. Lo ultimo que querria es verte sufrir por mi.

Ahora que no estoy contigo, no quiero verte triste. Deseo que cuando pienses en mi sonrias, pues asi sabre que mi recuerdo te hace feliz.
Quiero que recuerdes los buenos momentos que compartiamos, nuestras muestras de cariño, nuestros juegos… y si alguna vez te defraude, o me porte mal, perdoname…

Y, por favor, no tires mis juguetes, ni mi cama, ni mis cosas, porque en este mundo hay muchos otros colegas que viven en soledad, tristes y sin cariño…muchos que darian su vida por compartir la tuya.

No, no lo digas, no digas que no quieres tener mas animales…eso me hace pensar que el tiempo que estuve contigo no te hice feliz.

Por favor, que mi muerte no sea en vano, que sirva para que otro tenga la suerte de poder vivir y conocer lo maravillosa que es tu amistad, que conozca la verdadera “vida de perro”, que descubra el cariño.

No estés triste… Yo no lo estoy, porque se que guardas ese rinconcito especial para mi en tu corazón…”  (ANÓNIMO)